Un paraíso de naturaleza: TEJAS VERDES

He tenido que esperar hasta 2018 para conocer este paraíso en medio de la ciudad, ¡pero la espera mereció la pena! El restaurante Tejas Verdes comenzó su andadura en 1964 y vienen dando de qué hablar (en el buen sentido, claro) desde entonces.

Actualmente es gestionado por Álvaro y Millán, la tercera generación de la familia que lo vió nacer y lo hacen con las mismas ganas, la misma pasión y el mismo savoir fair que sus predecesores.

Según accedes a la finca de una hectárea de tamaño, dentro del núcleo urbano de San Sebastián de los Reyes en Madrid, ya empiezas a sentirte como si estuvieras en mitad del campo, disfrutando del ambiente y la naturaleza.

Sus grandes salones de techos altos en madera y decorados con auténticas cerámicas son perfectos para los días de invierno para comer a cenar cerca de la chimenea. Para las épocas de buen tiempo, el porche que abre a la terraza con jardín más amplia del norte de Madrid son las zonas más concurridas y solicitadas.

Es uno de esos sitios que recomiendas casi con los ojos cerrados. Su ambiente familiar, tan acogedor y cálido, el buen servicio y la calidad de sus productos hacen que quieras llevar a todo el mundo a conocerlo.

Su gastronomía tiene raíces vascas y los sellos de la casa son platos como los txipirones en su tinta o las kokochas al pil-pil.

Otros platos tradicionales que no puedes dejar de probar son las almejas de carril a la marinera, las anchoas de Santoña, la morcilla de burgos, el jamón de bellota o la paletilla de cordero lechal de Segovia, pero también abren el abanico de posibilidades ofreciendo propuestas más actuales y modernas como el Steak Tartar de solomillo del Valle del Tiétar preparado delante del cliente, el Tataki de Atún Rojo con germinados o la tempura de verduras.

En cuanto a los postres, todos caseros, recetas riquísimas como la leche frita con helado de leche merengada, el flan, la tarta Tatin de manzana o el arroz con leche con costra quemada  elaborado como se hacía antes. Merece la pena dejarse un hueco para el postre.

En cualquier caso, y ya que el servicio es de lo más atento y agradable, no dudéis en dejaros aconsejar por ellos ya que muchas veces tienen productos fuera de carta que merece la pena probar. Nosotros probamos una palometa a la sal que estaba riquísima.

Como últimos datos: cuentan con platos etiquetados en carta para celiacos, con parking privado y además organizan grandes celebraciones y eventos como bautizos, comuniones o celebraciones.

¿Dónde está?

Tejas Verdes – Paseo de Europa, 8, San Sebastián de los Reyes (Madrid) – Visita su web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *