La mejor carne y el mejor sitio: CHARRÚA

La mejor carne y el mejor sitio: CHARRÚA

La mejor carne y el mejor sitio: CHARRÚA

No sé muy bien cómo empezar este post porque llevaba tanto tiempo queriendo conocer Charrúa y ha superado tanto las expectativas que igual me quedo corta.

Sin duda ha sido uno de los descubrimientos de este año. 

Si os pongo un poco en antecedentes y para que os vayáis haciendo una idea de por dónde van los tiros, los Charrúas fueron una tribu indígena uruguaya. 

Para esta tribu, el fuego era su filosofía de vida. Se caracterizaban por ser guerreros y feroces y cocinaban sus mejores presas cazadas a fuego lento.

Así empieza también la historia de Charrúa. Un culto al fuego y a la carne donde vais a disfrutar lo que no está escrito. 

Aunque el restaurante es uno, cuenta con dos espacios (con diferentes entradas) bastante amplios, sobrios y muy elegantes, con diferentes alturas y con mesas súper íntimas considerándose la mayoría de ellas casi como pequeños reservados.

Pero lo que predomina sin ninguna duda es la vista de las brasas y los cocineros preparando las piezas que luego sirven al comensal y la gran bodega detrás de una cristalera a la que tuve la oportunidad de “colarme” y disfrutar desde dentro.

La carta breve (pero lo bueno si breve, dos veces bueno, ya se sabe) y concisa. 

El comienzo ya es bueno con el aperitivo que sirven. ¡Esa mantequilla es para pecar y mucho! 

La carta empieza con entrantes cómo chorizo criollo, morcilla o provolone; verduras a la brasa (más que recomendadas) cómo el puerro, las berenjenas o las alcachofas y también las ensaladas como la deliciosa burrata de Búfala, albahaca y tomate de temporada.

Después, carne. De Uruguay, de Finlandia, de EEUU, de Alemania o nacional. De dónde tú quieras porque vas a acertar seguro.

Nosotros nos dejamos aconsejar y probamos el Ojo de bife de novillo angus de Uruguay y el lomo Lomo Simmental 1/2 Kg con 40 días de maduración de EEUU.  Espectacular es poco. Y si encima lo acompañas con pimiento morrón y patatas con aceite de trufa y parmesano ya es la bomba. 

También tienen pescados a la brasa fuera de carta, pero siendo un sitio especialista en carnes, merecía que fuera eso lo que probáramos.

Los postres son otra locura. Pedimos el flan mascarpone con dulce de leche y la tarta de queso y fue un acierto aunque seguro que todo está buenísimo.

En fin, mucho más que recomendable. Y por supuesto, para toda la familia. Nosotros fuimos con mis padres y disfrutamos todos una barbaridad!

¿Dónde está?

Charrúa – Calle Conde Xiquena 4, Madrid – Visita su web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *