Escapada a PAMPLONA y LOGROÑO

Escapada a PAMPLONA y LOGROÑO

Escapada a PAMPLONA y LOGROÑO

De nuevo vengo con un post viajero de esos que tanto me gustan. 

Con esto de la pandemia llevamos un par de años recorriendo España y la verdad es que cuando lo haces, realmente es cuando te das cuenta de las maravillas y los rincones tan especiales que tenemos tan cerca sin necesidad de coger aviones o gastar horas y horas en el viaje. 

En esta ocasión, teníamos pendiente desde hace tiempo una escapada a Pamplona y Logroño.

Pamplona fue nuestro primer campamento base. Para llegar pasamos por Olite que es una maravilla. Es cierto que solo dimos un paseo por el centro y es súper bonito pero si podéis entrar al castillo, merecerá la pena seguro. 

En Pamplona esta vez no cogimos un free tour porque mi chico ya lo conocía y tuve un guía personalizado :), pero si es la primera vez que vais, como siempre os lo recomiendo. No dejéis de pasear por la Ciudadela, por el casco antiguo, la Plaza del Castillo llegar a la Catedral de Santa María de la Real y subir al mirador para ver las murallas…

Está claro que tampoco podéis iros sin tomaros unos pintxos por la calle Estafeta o la calle San Nicolás en Pamplona. Es un #must sí o sí!

La ciudad es pequeñita y se ve rápido pero tiene mucho encanto y un ambiente que te mueres.

En el mapa del final del post os dejo como siempre todos los puntos turísticos además de los restaurantes y myplaces que os recomiendo, pero en este caso tengo que hacer mención especial al restaurante Baserriberri porque comimos de maravilla. Nos encantó todo lo que probamos, el sitio es súper acogedor (si llegas al fondo tiene un comedor más tranquilo e íntimo) y nos atendieron de maravilla. 

De Camino a Logroño, pasamos por el pueblecito Puente de la Reina que también os recomiendo para dar un paseo y por el Nacedero Urederra. En este caso tenéis que tener en cuenta que para llegar a ver las cascadas tenéis que hacer una pequeña ruta de tipo senderismo. No es muy larga, pero para que gestionéis el tiempo que tenéis y la ropa que lleváis 🙂 

En Logroño si que teníamos reservado un free tour y como siempre digo, merece la pena porque te muestran los puntos clave de la ciudad y además te cuentan la historia. 

No dejéis de visitar la Concatedral de Santa María de la Redonda, la Iglesia de Santa María de Palacio, el paseo del Espolón (donde tenéis el monumento a Espartero) y el de la Florida, el puente de piedra y el de hierro, la Plaza Santiago, la Plaza de Abastos o la calle Portales. Y por supuesto, un buen recorrido por la calle Laurel y la calle Herrerías para vivir la pasión por los pintxos que tienen en esta zona y disfrutar de ellos cómo el que más. 

Desde Logroño también nos apetecía hacer alguna excursión a pueblitos cercanos. De los que más nos recomendaron y que yo puedo recomendaros a vosotros son Laguardia, Briones, Sajazarra, Nájera, Santo Domingo de la Calzada y Ezcaray. 

Sobre todo los tres primeros merecen muchísimo la pena. No necesitáis mucho tiempo para dar un paseo por estos pueblos y tienen un encanto especial. 

De nuevo, espero que os sirva mi “guía” viajera y disfrutéis de estas escapadas tanto cómo lo hago yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *