Siempre que mis amigas (las que viven fuera de España) vuelven a casa por unos días, tratamos de organizar cenas en un restaurante diferente cada vez.

Con el gran listado y recomendaciones de sitios chulísimos y con pintaza que tengo, la decisión no suele ser fácil pero se trata de ir probando y descubriendo así que normalmente se fían de mi elección 🙂

Estas navidades hemos elegido cenar en El Columpio. Abrió sus puertas a finales de 2014 por lo que ya tiene un largo recorrido pero aún no habíamos tenido la oportunidad de conocerlo. Un sitio informal y divertido, con un colorido y decoración que te hace sentir como en casa.

Se encuentra en pleno barrio de Chamberí en Madrid y nace de la mano de Esteban Arnaiz, también responsable del popular Le Cocó, del exclusivo Random y de la reciente apertura de Somos en la Torre Madrid de Plaza de España. Él nos invita a revivir su infancia en un lugar cálido y acogedor, amplio y muy luminoso donde intenta llenarnos de buenos recuerdos.

Marta Banús es la responsable del diseño del local y divide El Columpio en tres ambientes diferenciados pero todos ellos con esencia mediterránea.

La zona de la barra, entrada al local, nos traslada directamente a nuestro pasado. En ella está la barra perfecta para desayunos y meriendas y podemos encontrar el famoso columpio, sillas de pupitre, decoración de madera y plantas naturales, todo con aire rústico.

A continuación está el salón comedor y la barra de coctelería, una zona realmente amplia con un aspecto más sofisticado de inspiración años 20. El colorido de esta sala sigue siendo el gran protagonista.

Por último, la zona chill out donde te sientes como en un chiringuito de playa con un ambiente mucho más relajado e informal.

El chef Juan Rioja es el encargado de la cocina y nos ofrece una carta amplia y variada con productos muy de la tierra.

Lo primero que recibes en tu mesa como aperitivo es el gran cubo de mantequilla. Un vicio al que no podrás resistirte.

A continuación puedes empezar con entrantes tan ricos como el provolone al horno con pico de gallo, la ensaladilla, el pulpo braseado con patata confitada o los chanquetes con huevos fritos.

También tienen pizza de setas y trufa (una de las que más gusta ya que no ha salido de la carta desde el inicio), ensaladas y platos de cuchara muy apetecibles sobre todo en la hora de la comida.

De carne un lomo de buey o un steak tartar muy buenos y de pescado, clásicos como el tartar de atún, merluza en salsa verde o un salmón aliñado con cous cous dándole el toque exótico y original.

La parte dulce de la carta se compone de básicos pero no por ello menos deliciosos. ¡El coulant está para chuparse los dedos!

También cuentan con una amplia carta de vinos de más de 20 referencias de las principales DO de origen de España y un montón de cócteles que darán el toque veraniego a tu visita los cuales se pueden clasificar para cada momento del día: algunos más ligeros y con toques ácidos para un picoteo a medio día o algunos más dulzones perfectos para un divertido afterwork. Además, existe un cóctel del día sorpresa y cortesía del barman.

Muchas opciones que nos “obligarán” a repetir para seguir probando cositas de su carta y con un precio más que razonable.

El Columpio tiene un horario ininterrumpido por lo que también ofrecen desayunos y meriendas. ¡Es perfecto para cualquier hora del día!

¿Dónde está?

El Columpio – Calle de Caracas, 10, Madrid – Visita su web