Entre todas las recomendaciones de restaurantes que encontré en 2016, Boho Bar fue una de las que llamó mi atención desde el primer momento y no paré hasta que no encontré el momento de ir.

Sus creadores, Javier Villa y Patrick Mocquard, nos transmiten su pasión, su ilusión y su energía a través de la luz, los colores, los detalles y los sabores de Boho Bar. Y es que la idea de crear un Oasis en pleno centro de Madrid la han alcanzado con creces. Un sitio que desborda alegría, risas, buen ambiente y experiencias únicas mientras te transporta a Tailandia, Marrakech, Nueva York, La India o Ibiza recogiendo lo mejor de cada lugar.

Boho Bar tiene una decoración bohemia, chic y divertida donde los detalles marcan la diferencia obra del reconocido estudio de Arquitectura Héctor Ruiz Velázquez junto a la diseñadora de interiores Almudena de Toledo.

Los colores vivos de sus asientos, los cojines y alfombras con gran variedad de telas y estampados, los espejos, los columpios, la vegetación y simulación de un pequeño bosque interior… Todo te hará descubrir un espacio ecléctico y mágico. Un sitio realmente acogedor y con gran personalidad, alegre y sin formalismos.

Su tesoro principal es la chimenea que se integra en una mesa circular para 8 comensales y que es objeto de todas las miradas. Además cuentan con un pequeño reservado con aires mediterráneos perfecto para proporcionar algo más de intimidad.

Boho Bar cuenta con horario non-stop por lo que es ideal tanto para tomar el aperitivo o disfrutar de una comida distendida, como para merendar, hacer un afterwork, tener una cena agradable en una ambiente íntimo y recogido o incluso esperar a que la música cobre protagonismo y la barra empiece a funcionar para tomar un cóctel premium a última hora.

El equipo de cocina lo lidera Alba Gutiérrez Martín y ofrece una carta inspirada en la cocina mediterránea aunque incluye toques exóticos y multiculturales. En ella fusiona lo mejor de cada viaje, los aromas, las especias, las texturas cuidando muchísimo la calidad del producto y la puesta en escena.

Se trata de una carta realmente completa y variada. Comienzan con una amplia selección de entrantes con platos tradicionales como el salmorejo, los lomitos de sardinas o las croquetas hasta otros más exóticos como los pinchos morunos Ras Al Hanut o la Primavera Thai.

También disponen de una selección de ensaladas, pastas y pizzas con sabores atrevidos, totalmente caseras y nutritivas.

En cuanto a los pescados y la carne se ofrecen productos de la mejor calidad: El espectacular tartar de atún rojo o el pulpo a la parrilla y la presa ibérica o el magret de pato son algunas de sus especialidades.

La carrot cake, oreo biscuit o la leche con cacao y galletas son algunos de los postres que no podrás resistirte a pedir.

Su amplia carta de cócteles y de vinos finalizan la oferta de este sitio que sólo inspirará buenos recuerdos, risas y grandes experiencias.

Además cuentan con un equipo joven, profesional y cercano que ofrecen muy buena atención al cliente.
¡Un gustazo de sitio!

¿Dónde está?

Boho Bar – Calle Colmenares, 13, Madrid – Visita su web