Para que dejar pasar el tiempo si estábamos deseando ir a probar lo más nuevo de Larrumba: Peyote San. Había muchas ganas de descubrir la nueva vuelta de tuerca que este grupo le daba al mundo de la gastronomía con esa fusión japo-mex de la que tanto estábamos oyendo hablar.

Lleva abierto apenas dos semanas y ya tiene sold out los fines de semana. De los que no puedes decidir un viernes que te apetece cenar allí esa misma noche porque seguramente no haya sitio ya. En plena plaza de Colón, situado al lado de Habanera, Peyote San se convierte en el place to be del momento a una velocidad de vértigo.

Y es que con sus antecesores (Habanera, Perrachica, Marieta…) ha pasado (y sigue pasando) lo mismo, por lo que Peyote San no iba a ser menos. Una nueva experiencia 360 grados en la que no solo disfrutas de una comida, si no también del restaurante, de la decoración, los cócteles, el brunch, el ambiente, la gente, el trato amable de su equipo…

Una vez más, apuestan fuerte por el interiorismo y es que el sitio mola mucho. Directamente entras con móvil en mano para compartir cada rincón instagrameable. Una decoración muy urbana y callejera, con graffitis japoneses que ponen colorido al restaurante.

Se divide en varios espacios: una barra donde preparan la mejor coctelería de autor con mesas bajas frente a ella, algunas con sillas estampadas y otras con bancos de cuero; un salón comedor subido a una altura donde destacan los cuadros con ilustraciones japonesas y una gran terraza cubierta muy acogedora presidida por una mesa redonda.

Predominan las telas de colores, la madera y el cuero. Los paneles japoneses y los detalles mexicanos ponen los puntos originales y diferentes a todos los espacios. El montaje de las mesas es otro de los puntos clave de Peyote San. Es divertido y canalla y está rodeado de grandes ventanales, tanto la zona de la barra como la de la terraza, por lo que recibe muchísima iluminación natural.

La cocina de Peyote San, vanguardista e innovadora, busca el equilibrio entre la combinación de sabores de Japón y de Mexico. Una mezcla explosiva que no te dejará indiferente. Esta fusión japo-mex es la clave del nuevo restaurante.

De la parte japonesa de la carta se encarga Hugo Muñoz (proveniente del famoso Kabuki y KaButoKaji) y de la parte mexicana el responsable es Santi Aroca (parte del equipo del estrella michelín Punto MX) junto con Roberto Velazquez, mejicano y chef ejecutivo del Grupo Larrumba. Genios que juntos buscan nuevos retos y consiguen crear nuevos sabores uniendo estas dos culturas tan diferentes aparentemente.

En su carta, dividida en grupos y pensada para compartir, destacan algunos platos como los mexillones con tabasco casero de yuzu, uno más conocido como el tartar de salmón con toques diferentes, los tacos muy típicos en México, un clásico transformado como es el te rompo los huevos.

También muy ricos los chipirones fritos con chile y lima o algunos que nos recuerdan más a Japón como las gyozas de pollo fritas o el takoyaki que son Buñuelos de pulpo, mayonesa japonesa y salsa takoyaki.

Además cuentan con una selección de sushi y un costillar con pintaza perfecto para compartir.

De postre, la mítica y ya conocida por todos tarta de Feliz Cumpleaños insignia del grupo y otras opciones como el pastel de 3 leches, el yuzu pie o el café de olla con la misma buena pinta que la tarta.

Para completar su oferta, un brunch con un montón de opciones para elegir, una gran carta de vinos y coctelería de autor original y diferente.

No servirá con que yo te lo cuente, ¡tienes que conocerlo y probarlo por ti mismo!

¿Dónde está?

Peyote San – C/ Marqués de la Ensenada 16, Madrid – Visita su web