Se ha hablado mucho ya de la reapertura del mítico Café Comercial en Madrid y aunque he pasado por la puerta muchísimas veces, aún no había tenido oportunidad de probarlo hasta hace muy poquito. Y no puedo hacer más que recomendarlo porque la verdad es que me ha encantado.

Este lugar tiene 130 años de historia ni más ni menos. Por su barra y sus mesas pasaron artistas y escritores de todas las décadas, pero, inesperadamente, cerró sus puertas en 2015. Dos años después, el pasado mes de Marzo, reabrió sus puertas y con ello las expectativas de todos los madrileños y turistas por ver que nos ofrecerían en esta ocasión.

Su esencia sigue permaneciendo en el ambiente. Recobra el sabor tradicional de los clásicos pero siempre sumando las nuevas tendencias con un lado más contemporáneo. Apuesta de nuevo por una calidad de producto inmejorable, una cocina de mercado y un menú castizo. Porque ahora ofrecen mucho más que chocolate con churros y un café a media tarde.

De su decoración y la gran reforma que ha sufrido se ha encargado el equipo del estudio de interiorismo Madrid in Love. Han restaurado y mantenido muchos de los elementos originales que había como la barra, las lámparas, el suelo, las mesas de mármol o los espejos de las paredes, pero a la vez han creado un espacio cool con un montón de novedades que lo hacen increíblemente especial.

El restaurante se divide en varios espacios: Una terraza en la entrada, una barra para seguir con los tradicionales cafés, cañas y tapas, un salón – comedor en la planta baja a pie de calle y un nuevo y renovado comedor en la primera planta con barra de cócteles y con un escenario donde probablemente seguirán celebrando eventos y manteniendo su apuesta por la cultura.

Los grandes ventanales seguirán permitiendo la entrada de la luz del día, el nuevo tapizado de los sofás, las grandes cortinas de terciopelo, los letreros con frases célebres y muchos detalles más, crean la nueva personalidad del Café Comercial.

El espacio tiene un horario non stop, ofreciendo desayunos desde las 08:30 (09:00 los fines de semana), aperitivos y comidas, y después meriendas, cenas y hasta cócteles para terminar la noche ya que cierran a las 02:00.

El menú ha sido creado por Pepe Roch y como decía, productos de buena calidad tradicionales con toques actuales componen su carta. Nada de fusiones o influencias internacionales, solo productos de la tierra.

Para desayunar o merendar, más que recomendables son sus míticos churros con chocolate. ¡Apuesta segura! Aunque la carta es bastante amplia y puedes elegir muchas otras cosas de bollería, tostadas, sandwiches o tortitas caseras.

En la carta del restaurante para las comidas y cenas, destacan entrantes como el jamón ibérico con su pan de cristal, las alcachofas confitadas o sus sabores más castizos con la tradicional ensaladilla o sus croquetas de jamón ibérico o de camarones.

Cómo platos principales, yo pedí el steak tartar (aunque este aparece en la sección de entrantes) y me encantó. El bacalao gratinado con pisto confitado, la carrillera ibérica o el canelón de rabo de toro son otros de sus must.

No quiero exagerar demasiado, pero la tarta de queso con helado de parmesano y frutos rojos de la lista de sus postres está espectacular. Recomendables también la torrija de pan brioche caramelizada con helado de leche merengada o la tarta de zanahoria. Y si quieres algo más ligerito porque la comida te ha dejado lleno, el sorbete de limón natural con cava es una muy buena opción también.

¿Habéis ido ya? ¡Contadme!

¿Dónde está?

Café Comercial – Glorieta de Bilbao, 7, Madrid – Visita su web