Hemos estrenado el verano conociendo el nuevo restaurante italiano del Grupo Le Cocó: Giulietta.

Acaba de abrir sus puertas en la zona norte de Madrid y ya le auguramos muchos éxitos porque estoy segura de que su propuesta va a enamorar a todos los amantes de la cocina tradicional italiana al igual que ha venido haciendo la última apertura del grupo hasta ahora, Fellina; referencia en Madrid por sus famosos spaghetti carbonara preparados en mesa y su tiramisú en cafetera italiana.

De nuevo los socios Esteban Arnaiz, Aynara Menchaca y Luis González, han creado la fórmula perfecta para ofrecernos la máxima frescura, calidad y sabor mediterráneo en un marco incomparable.

Como en el resto de locales del Grupo Le Cocó (Le Cocó, El columpio y Fellina, de los que ya os he hablado largo y tendido en #myplaces), con Giulietta buscan de nuevo que la gente disfrute, desconecte y pase un rato agradable en una comida, una cena o incluso solo tomando algo. Ofrecen un producto de calidad con precios asequibles, variedad en su carta, una atención y ambiente de 10 y por supuesto, un entorno y decoración bonita bonita con detalles que marcan la diferencia.

El restaurante cuenta con un salón diáfano con capacidad para 134 comensales, una terraza al aire libre con porche y una pequeña plaza con jardín.

De nuevo, para su decoración han contado con la interiorista Marta Banús, que ya decoró Le Cocó y El Columpio. En Giulietta casi puedes sentir la esencia de La Toscana con detalles clave como su bodegón de productos típicos del país vecino, la luminosidad, la madera rústica para las mesas y los toques multicolor para las sillas, butacas y bancos, los platos de loza y las servilletas de cuadros verdes y otro sinfín de objetos decorativos al más puro estilo italiano.

Su carta mantiene la filosofía y concepto de Fellina: una trattoria en la que comer mucho y bien, con platos 100% italianos, productos frescos, pastas y pizzas en mil versiones diferentes.

Alguno de los entrantes (antipasti y ensaladas) más destacados son la tabla de embutidos italianos o la riquísima burrata  con tomate  confitado y mermelada  de cebolla roja.

Si nos centramos en la parte pasta&pizza, en su carta hay absolutos must (y que también han triunfado en Fellina) como los Spaghetti alla Carbonara Originale siguiendo la receta auténtica romana y preparados en mesa, los Spaghetti  al tartufo,  parmigiano y huevo  poché, algunas pastas rellenas como el Fazzoletto ripieno di Zucca, Biscotto Amaretto e Parmigano o el Raviolo Nero Ripieno di Baccalá con Salsa Verde e Bottarga y pizzas para morir como la Pizza con huevos de codorniz o setas y trufa o la Pizza con mortadela y pesto de pistacho.

Para mi próxima visita a Giulietta, me apunto en mi foodielist, pendiente de probar, algún plato de cuchara como el Risotto Nero con Calamari e Polipetti (calamares y pulpitos) o con Burrata e Salsiccia (burrata y salchicha).

Los postres, como siempre artesanales. Imprescindibles el Tiramisú, el Fagottino alla Nutella y la Pannacotta al Cioccolato.

Para ser TOP del todo, es un restaurante #dogfriendly al que puedes ir con tu mascota y disponen de platos especiales para celiacos, intolerantes a la lactosa, vegetarianos y veganos.

¿Dónde está?

Giulietta – Plaza Manuel Rodrigo, 7, Madrid. – Visita su web