Homenaje al buen comer en MAMÁ CHICÓ

Tenía muchísimas ganas de probar y conocer Mamá Chicó. Había leído muchas recomendaciones y quería poder tener por fin mi propia opinión.

La verdad es que superó mis expectativas. Es de esos típicos sitios tan monos, tan bien decorados, con un ambiente tan cálido y acogedor, ¡que te dan ganas de quedarte a vivir! Un aroma que te transporta a casa y al cocinado a fuego lento de una comida hecha con cariño (¡¡muy de madre o de abuela!!) Y es justo su intención, insertar en tu mente esos recuerdos homenajeando al buen comer y a las cosas bien hechas.

Nacieron en Galicia, y tras generaciones y aprendizaje de la elaboración de productos derivados de la harina, nos han traído a Madrid los productos de la tierra, todo casero y hecho a mano de forma artesanal.

Y los platos, pues que decir… nos encantó todo lo que probamos y las raciones son de lo más generosas. No se considera un restaurante de temática totalmente italiana pero es verdad que son maestros en elaborar unas pizzas deliciosas. Desde la masa, los ingredientes, el horneado, las recetas… todo es artesano y casero.

Los hay todas las variedades: entrantes, ensaladas, pastas, carnes y cocina más moderna pero siempre con el toque de clásico que nos recuerde los sabores de siempre. También estarán encantados de contarte los fuera de carta de los que disponen en ese momento.

Alguno de los platos más TOP, además de las pizzas que ya os comentaba, son la parmigiana de berenjena, el risotto de boletus y trufa con galleta de queso parmesano o el tataki de atún rojo con salsa teriyaki, sésamo y verduras al wok.

Además disponen de la información de alérgenos de todos los productos en su carta y cuentan con gran variedad de platos sin gluten como la cazuelita de provolone, las croquetas de carrillera, la burrata y las ensaladas, el carpaccio de vaca rubia o el pulpo, el riqiuísimo tataki de atún, la picaña de black Angus y pasta sin gluten para que los celiacos no se pierdan sus recetas más italianas.

Para los postres, una bakery en el centro del salón donde se exponen todas las tartas y dulces que van preparando. Se os irán los ojos directos a sus vitrinas y no creo que haga falta que os avise de que os dejéis hueco para el postre ya que estaréis toda la comida o cena pensando en si seréis capaces de elegir uno solo. Preparan recetas típicas argentinas que combinan con la mejor tradición europea y americana. (La tarta de tres chocolates es sin gluten!!!)

Un rinconcito tranquilo y cálido en el centro del caótico Madrid. ¡Probadlo que no os arrepentiréis!

¿Dónde está?

Mamá Chicó – Calle Recoletos, 10, Madrid – Visita su web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *